El coste de los okupas para los propietarios

Si algo teme el dueño de una vivienda es que se la okupen. Sí, con ‘k’. Ese miedo hace que se piensen muy mucho poner un piso en el mercado de alquiler o luchen para que nadie se entere –ni siquiera los vecinos– de que lo tienen temporalmente vacío. Y es que los okupas cuestan 21,4 millones de euros cada año a los propietarios de Barcelona y Madrid, tanto en el valor de sus inmuebles como en las rentas que dejan de generar por encontrarse con inquilinos que viven de forma ilegal.

Ver fuente